Google+ Followers

martes, 11 de julio de 2017

Noa & Pasión Vega. La mediterraneidad por bandera

Francisco Collado


Comenzaba a refrescar la noche pacense, cuando los dedos sabios y ágiles del alentejano Antonio Chainho, ya navegaban el mástil de la portuguesa guitarra. Una guitarra que ha compartido rasgados y punteos con Paco de Lucia o John Willians. Antonio Chainho desgrano notas teñidas de nostalgia, tristes acordes nacidos en interminables madrugadas de Alfama y Chiado. El maestro traía en su equipaje una espectacular muestra de lo que es la verdadera fusión. De su guitarra surgían acordes de claro influjo andalusí, junto a la nostalgia atlántica de una ciudad que vive a pie de océano. La pieza “Variaçoês La” bebe directamente de patios andaluces, con acordes “jondos”. En “Guitarra sem Fronteiras”, las influencias sureñas y flamencas forman parte de la estructura armónica de la obra, mixturadas con los correspondientes retazos de “saudade”. Pero es en “Escadinhas do Duque”, donde el guitarrista vierte todo su poso fadista en una melodía nostálgica, casi una fado-oración, que rememora estrechas callejuelas y culmina con evocaciones de una danza alentejana, plena de técnica y virtuosismo. Después la guitarra  portuguesa se une a la voz adensada y profunda de Isabel Noronha, para destilar gotas de melancolía, para descender al recuerdo de aquello que no volverá en un ejercicio de “saudosismo” hermoso y agradecido. Pero lo mejor está por llegar y el conjunto acomete las notas arábigas de “Cançao do Mar” que popularizara Dulce Pontes (vía Amália Rodrigues), escrita por  Frederico de Brito y música de Ferrer Trindade. Una canción que requiere un gran recorrido vocal y que esta fadista, de “nueva generación”, resolvió con sentimiento y técnica apabullantes. El solista vino acompañado de Ciro Bertín, Tiago Oliveira y Diogo Melo de Carvalho. Para su despedida, ejecutó una obra de un virtuosismo vocacional donde se pudieron ver todas las técnicas posibles: dedos a media pulsación sobre los trastes, arpegios, picados espectacular, para este prodigioso “dedilhador” cuya técnica impecable no adormece el sentimiento.
Antonio Chainho dejó aromas atlánticas en la fría noche, para dar paso a las dos cantantes que traerían el Mediterráneo hasta el Auditorio Ricardo Carapeto:Noa y Pasión Vega.
Las intérpretes habían elegido un repertorio de lo más ecléctico, con mágicos instantes a dúo y momentos solistas donde surge lo mejor de cada casa. En el caso de la israelí, los acordes étnicos y las raíces yemenitas.  En la enjundia de Pasión Vega, las fuentes copleras, absolutamente renovadas y rejuvenecidas en su calidez (y calidad) vocal.



La elegante y precisa  voz de la malagueña/extremeña/madrileña, destiló clásicos como “Y sin embargo, te quiero”, territorio donde se siente como pez en el agua. Ese es el sitio de su recreo (con permiso de Antonio Vega). En estas lides, la cantante sabe como prologar la nota, como juguetear con el verbo, como dilatar el espacio y el tiempo, como detenerse en la brevedad de los acentos. Pasión es copla; sin duda; pero es mucho más, como demostró con temas tan impactantes como esa versión de Eric Satie y Javier Rubial que se llama “La Flor de Estambul”, inspirada en la “Gnosienne 1” del compositor impresionista francés, introduciendo compáses de bulerías en un tema de Noa o destrozándonos el corazón con “Es caprichoso el Amor” del maestro Serrat. Es apreciable es esfuerzo de cada una de ellas por adaptarse a los modos, idiomas y estilos de la otra, por aprovechar el espectáculo para revindicar con esa oración laica de Erri de Luca sobre la tragedia de nuestro Mediterráneo. Hoy tumba y vertedero de seres humanos. Triste amenaza, en lugar de belleza

También hubo espacio para recordar a Sabina, con su hermosísima composición (junto a Antonio Martínez Ares y Pancho Varona) titulada “Como te Extraño”, que escribió dedicada a la memoria de Camarón. Este poema, musicado por tangos, te hace sentir (como dice la letra) autenticas “duquelas” o fatiguitas. Pasión; silueta de verde luna en silla de enea; se la lleva a su terreno con poderío y raza. 
La canción “You-Tú”, en hebreo y castellano; que Noa grabó con Sabina en “Love Medicine”; fue uno de los momentos cumbres del recital. Una letra de antología que desbroza corazones, para una melodía perenne y emotiva.  En las voces de Noa y Pasión Vega la balada adquiere matices etéreos y mágicos. También se merendaron un tema tan señero como “A La Sombra de un León”, en una alquimia inexplicable y sabia que sólo se produce durante la conjunción de talentos telúricos como los que poseen estas mujeres.
“Sonata de Luna en Marrakesk” sirvió para recordar a Carlos Cano. Una vez más la mixtura idiomática, la mezcla que no es sino renovación y pureza, la mixtura que deviene idioma único: La música.
Hubo sitio para todo en este concierto, desde percusión pectoral (golpeándose el pecho) para un tradicional yemenita “titulado “Yuma”, p tiempo para navegar desde la tradicional balada napolitana de 1944: Tammuriata Nera, a  la rítmica Babel:

Vuélveme a susurrar
Esa historia de Babel
No dudaré jamás
de que el amor nos enseña a volar.
Amor sin más
La cantante israelita es también instrumentista (y una gran percusionista) como demostró en uno de los instantes más rítmicos de la noche, acompañándose  ella misma a la percusión en Pokeach y consiguió llenar el espacio con “Míshela”.
Los momentos realmente intensos del espectáculo llegaron con canciones emblemáticas como “Uno Queriendo ser Dos”, con la celebrada interpretación de un título tan difícil como carismático: la irrepetible “Mediterráneo” de Serrat, o la esplendorosa “La Vida es Bella”. La interpretación fue ampliamente celebrada por el público que, a esas horas, ya entraba en hipotermia. Una celebración de lujo, no sólo en lo musical, ya que la reivindicación y la solidaridad estuvieron presenten en esta hibridación de géneros y estilos, que es una propuesta exclusiva de nuestra ciudad. La única donde el Mediterráneo de Noa y Pasión Vega, se funde con el Atlántico y la “saudade”. Por mucho tiempo…


Fotografías:Francisco Collado



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.