Google+ Followers

viernes, 9 de marzo de 2018

25 Festival Solidario de Cine Español de Cáceres



No se decir adiós”, ópera prima de Lino Escalera, sirvió como mascarón de proa para primiciar el Festival. Una historia teñida de grisura, de cotidianeidad, intimista sobre el mayor de nuestros temores. Personajes secos que nos acercan al duelo. Un análisis lucido y desolador sobre verdades vitales, apoyada sobre interpretaciones notables como la de Nathalie Poza.
Espinoso es el  tema que presenta “Fe de Erratas”, una crítica feroz a la violencia en clave tragicómica y soterrado análisis sobre la necesidad del ser humano de integrarse en algo y buscar un enemigo común. Casi una pieza de cámara, inteligente, claustrofóbica y con lúcido análisis sobre la fragilidad humana y el hecho diferencial. Carla Simón dirige una joyita como “Verano 1993”, drama de carácter autobiográfico, que nos habla sobre al vacío de la perdida, incómoda y emotiva, llena de frescura desde la perspectiva de la niña (Laia Artigas). Un paseo por el amor y la muerte, lleno de sensibilidad, que no precisa de subrayados ni  trampas, donde los pequeños gestos y la magistral fotografía (Santiago Racaj) nos conducen a un universo pleno de matices. Lo mejor de Isabel Coixet retorna con “La Librería”. Un ejercicio de amor a la literatura (excelentes diálogos) desde la pantalla, un lúcido análisis sobre el abuso de poder y la ignorancia frente a lo diferente. Esta lucha contra el oscurantismo esta rodada con ese buen gusto británico, con cuidada puesta en escena y una realización académica, plena de sensibilidad que actores como Bill Nighy y Emily Mortimer se encargan de tatuar e la retina del espectador. 


La historia real sobre “el gigante de Altzo” sirve de pretexto para una emotiva fábula, visualmente deslumbrante en clave costumbrista, tratada como mimo que nos habla sobre la fragilidad  del ser humano, lo rural y lo urbano, la miseria humana, la relación fraternal o el pulso entre tradición y modernidad. Melancólica y certera en “Handía
“Verónica” de Paco Plaza es una de las propuestas más estimulantes del año. Terror costumbrista basado en un inexplicable caso real. Excelente diseño de producción que retrotrae a la época  en que se produjeron los luctuosos acontecimientos. Metáfora del viaje desde la pubertad al mundo adulto. Rodada con niños, dificultad superada con creces por el director (pese al clásico consejo de Hitchcock) y resuelta con sello autoral y secuencias memorables.
Javier Calvo y Javier Ambrosi acometen una cinta valiente, plena de influencias y deudora de múltiples lenguajes. Diálogos frescos, musical desvergonzado por donde planean todas las monjitas del celuloide. El edificio se apoya en las potentes recreaciones de Anna Castillo y Macarena García de pasmosa naturalidad que elevan esta adaptación del fenómeno teatral “La Llamada”.


La comedia romántica “Tierra Firme” nos muestra tres protagonistas que ríen, tocan el piano o beben en un entorno británico, comportándose como adolescentes inmaduros. Diálogos brillantes y naturalidad en Oona Chaplin, Natalia Tena y David Verdaguer, que afrontan la paternidad/maternidad según los intereses personales. Un film repleto de emociones humanas, intimista y lleno de sensibilidad, donde la cámara gravita sobre los rostros para mostrarlos la dificultad de adaptarse a la edad adulta.
Javier Gutiérrez  y Antonio de la Torre, nos acercan a un estudio destroyer sobre el proceso creativo, la mediocridad y lo anodino de la vida cotidiana. Cuando el protagonista (Álvaro) se convierte en un oscuro demiurgo para su comunidad de vecinos, sus anhelos, frustraciones y deseos comienzan a pasar por el tamiz de una cierta perversión. Inmenso Javier Gutiérrez en esta estética naturalista que oferta Martín Cuenca, preñada de humor negro. Un acertado estudio sobre la obsesión; colmado de mala baba; de ir a por todas incluso aunque no tenga uno la calidad necesaria para ejercer el oficio.

 “Es por tu Bien” de Carlos Therón nos presenta una comedia de enredos arropada en la química entre los tres protagonistas: José Coronado, Javier Cámara y Roberto Álamo, tres amigos completamente disímiles, que se ven obligados a unir fueras para apartar a sus hijas de sus novios. Montaje fluido para una comedia de “cuñados” a al que si hay que ponerle algún “pero” es el escaso desarrollo dado  a los personajes femeninos.
Una reunión familiar durante las Navidades sirve de excusa argumental para “Pasaje al Amanecer” de Andréu Castro, donde el protagonista va a soltar una bomba en medio de la cena. Personajes notablemente construidos, con el apoyo de la madurez (Lola Herrera) y por donde planea la sombra de Ibsen. Una pieza de cámara que destapa los fantasmas, los rencores y los reproches de una familia, aparentemente, perfecta, de cocción lenta y ritmo nórdico. Incómoda y asfixiante.

Escaso presupuesto y mucha mala leche son las premisas de “Selfie”, la apuesta de Víctor García León, de irreverente guión y altamente corrosiva. Bosco (Santiago Alverú), la gran esperanza pija, que recorre toda la flora y fauna locales, apuntala sobre su interpretación el peso de la película. El buenrollismo, la corrupción, las ideologías populistas, los tangadores ideológicos, todos tienen su sitio en la naturalidad; casi de vida real; del argumento. Metafórica lucha entre los dos protagonistas por la chica ciega (Macarena Sanz) que bien podría ocultar muchas otras lecturas de índole ideológica.


Abracadabra” se publicita como una comedia “choni”, aunque este fantástico mixture todos los géneros y subvierta el imaginario de la españolada. Estaos ante uno de las bizarradas más inclasificables de la temporada, donde brilla con luz propia una inmensa Maribel Verdú  en un guión que da giros inesperados con ramalazos sobre el machismo ibérico, ironiza con el cuñadismo y el costumbrismo o deja claro porque Mota es uno de los mejores cómicos del momento. 
Fernando Franco se adentra en un terreno espinoso con su obra “Morir”, la enfermedad terminal. Elipsis, fundidos a negro, estructura episódica para un papel difícil de Marian Álvarez que soporta el peso de la película con contención. La propuesta huye de lo lacrimógeno, planeando instantes cámara en mano o planos secuencia para completar el puzzle emocional. El dolor, el verdadero dolor, está en el interior.
El doloroso paso de la adolescencia a la madurez es el trasfondo de “Julia Ist” de Elena Martín. El aislamiento en un entrono cultural y social desconocido de una estudiante y el posterior avance cuando conoce a una compañera española, narrada en clave minimalista, con escaso presupuesto y talento reconocido por  la Biznaga de Plata a mejor película y a mejor dirección Zonacine en el festival de Málaga. Ensayo sobre los Peter Pan de la generación digital, la generación Erasmus y el viaje iniciático o nostálgico por un mundo que en un principio les parecía hostil. Jóvenes que han disfrutado de todas las comodidades a los que no les ha faltado nada, se enfrentan al conflicto emocional y a lo desconocido.

Alex de la Iglesia remakea una comedia italiana en clave negra, con uso dinámico de la cámara para escapar del teatro filmado. Un juego aparentemente inocente para un obra coral, con hábil manejo del suspense y critica soterrada a la revolución tecnológica. Primeros espadas con interpretaciones impecables: Juana Acosta, Eduardo Noriega, Eduard Fernández, Pepón Nieto. Notable explotación de la vis cómica de todos los actores, para unos personajes "perfectos desconocidos" de escasa calidad humana, que Alex de la Iglesia exprime con su habitual mano dionisíaca en la dirección de actores. Un broche de alto nivel para una programación que, recordemos, incide en lo solidario, por lo cual merece todo el apoyo que se les pueda dar. El cierre será el día 7 de Marzo con la Gala de los afamados premios San Pancracio. La recaudación del evento se destinará a mejorar las condiciones de niños y niñas que viven en riesgo de pobreza y exclusión social en España, a través de Cruz Roja y Ayuda en Acción.
El Festival, a sus 25 primaveras, también rendirá homenaje al cineasta vinculado a la ciudad, Pedro Almodóvar con el San Pancracio de Honor y al  malogrado Reyes Abades, a quien este blog también homenajeó hace escasas fechas: