Google+ Followers

jueves, 13 de noviembre de 2014

Farinelli. Il Castatro de Gerard Corbiau




La prohibición eclesiástica que impedía la participación femenina en los cantos litúrgicos, propició el desarrollo de los coros de voces blancas. A la sombra de éstos, la selección de aquellos niños cuyas cualidades sonoras les hacían destacar, procedentes lógicamente en su mayoría de niveles sociales misérrimos. La iglesia excomulgaba a quienes practicaban la emasculación a los niños, para su conversión den "castrati"y los conservatorios respetaban la prohibición. Aunque la primera, repartía a los cantores en sus coros, y los segundos, cribaban los candidatos para eliminar los menos adecuados, practicando un doble juego como empresarios y detractores. Carlo Broschi; conocido como Farinelli (harinero); destacó entre el abanico de los eunucos musicales por sus cualidades humanas, físicas y sonoras. Libre de las malformaciones corporales comunes a los castrados, con una extensión vocal capaz de alcanzar tres octavas y media, poseía una innata resonancia afectiva y lacrimógena, que cautivaba al público. Gerard Corbiau mueve los hilos de su producción entre la prudencia ante la clasificación como producto de culto o elitista. La dificultad de reflejar un periodo histórico de un elevado nivel musical, es resuelta con la calidad y veracidad necesarias para convertirla en una obra fascinante. Junto a las ficticias relaciones de los hermanos Broschi (cantante y compositor, respectivamente) con sus aventuras amorosas compartidas, gracias a que las damas consideraban a Carlo como un método anticonceptivo de la época, aparecen anécdotas reales. Su duelo con un trompetista, acabó con el instrumentista exhausto, mientras el cantante continuaba; sin interrumpirla respiración; elevando y variando las notas, ante un teatro rendido a sus pies.


Carlos VI le rescata de los auditorios, y le aconseja huir de las piruetas laríngeas y exhibiciones vocales al uso en los escenarios. Carlo Broschi se alejo de las ornamentaciones y de los Da Capo, para emocionar en lugar de asombrar con sus trinos y ejercicios armónicos. Acercarse al ambiguo universo de los castrati, requiere bucear en las grabaciones especializadas. Es recomendable escuchar Los Castrati en Tiempos de Mozart, del sopranista Aris Christofellis. Aunque en el siglo XVII, se denominaba sopranista al castrado que dominaba tesituras particularmente agudas (alcanzando hasta el Do5), actualmente el término se refiere a quienes conservan la octava aguda femenina. Sonando más cercano al castrati que el contratenor y llegando más arriba. Christofellis tiene dominio de los ornamentos (mordente, trinos, etc) y controla los saltos entre notas agudas y centrales. También es recomendable la audición de cualquiera de las grabaciones de Alfred Deller, o la excelente Flow my Tears, donde el melancólico John Dowland es cabecera cronológica para la interpretación del contratenor Jean-Loup Charvet. Hoy en día sólo es posible imaginar como sonarían estas voces prodigiosas. Las reflejadas en la banda sonora devienen de una unión artificial, mediante la mezcla digital de las voces de Ewa Malas-Godlewska, una soprano de origen polaco, y Derek Lee Ragin un contratenor estadounidense, con el objetivo de recrear una voz auténtica de castrati. Mezcladas en estudio, son imaginario reflejo del irrepetible instante en que un castrati volcaría toda su sabiduría vocal en el escenario. En esta banda sonora se puede encontrar una de las más hermosas arias de la ópera: Lascia la Spina de Handel, de la que podemos encontrar versiones de las sopranos Montserrat Figueras, Ceciia Bartoli, Philippe Jaroussky, ademas de varias adaptaciones como las de el grupo  Celtic Voices.  Curiosamente, el estreno de Rinaldo se realizó con la participación de dos de los castrati más famosos de la época, Nicolò Grimaldi (Nicolini) y Valentino Urbani, dada la prohibición religiosa de que las mujeres interpretasen en público. Aunque el melómano nunca tendrá oportunidad de escucharlas en las tesituras y en las voces para las que fueron escritas. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.